El comercio de proximidad

Esa tienda cercana, no sólo por su ubicación, sino por su trato, llamada de proximidad o tradicional vuelve a resurgir. Quizás, por fin, hemos comprendido que siempre hemos querido comprar en un sitio donde:

  • Puedes tocar, ver, probar.
  • Te pueden aconsejar, asesorar, recomendar, responder a tus cuestiones inmediatamente.
  • Existen servicios complementarios como la financiación, seguros, ampliaciones de garantías, etc. a tu disposición.
  • Es posible responder a muchas necesidades inmediatas en breve tiempo.
  • Puedes contar con un profesional de carne y hueso que resuelva tus problemas sin correos electrónicos ni llamadas al 902.
  • Puedes contrastar productos de forma presencial e inmediata.
  • Existe trato humano, relaciones sociales, los barrios se llenan de actividad, etc.
  • Puedes reclamar en persona, a una persona.

El comercio de proximidad ha cambiado mucho, pero su esencia es la misma: tener en cuenta tus opiniones, decisiones, opciones, proyectos, mentalidad, … tenerte en cuenta a ti, que al final vas a disfrutar de tu baño, tu cocina, tu calefacción, tu aire acondicionado, tu caldera, etc.

Saneamientos Marín, por el comercio de proximidad.

Una respuesta a «El comercio de proximidad»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *